Un cuarto de hora antes de cada eucaristía, en la capilla.